miércoles, noviembre 01, 2006

DESPERTARES

Hoy me he despertado en la cama de un cliente. Pongámosle nombre, al menos, démosle una inicial: A. Se merece que le rescatemos del común de los clientes. Para empezar no le estaba engañando a nadie conmigo, a nadie salvo a sí mismo, claro está. Pero eso es la forma más noble del engaño. A es un cliente que repite bastante, y que se deja una fortuna en mí, al comienzo de cada mes, que es cuando tiene dinero. Es un hombre metódico, aparta de su sueldo lo que necesita para la hipoteca, para comer y para vivir en general, y con lo que le sobra, que no es poco, se lo gasta en mí y en una colección que tiene, muy curiosa, que no puedo especificar por riesgo a delatarle, pues no creo que haya muchas personas que coleccionen lo que este señor colecciona. En cualquier caso, tiene el carácter meticuloso, paciente y cuidadoso del coleccionista, que es quizás lo que me interesa contar. El tipo es poco agraciado, apocado, de esos en los que no me fijo al caminar por la calle, ni siquiera es especialmente desagradable, ninguna de sus facciones se asentarían en mi memoria ni aunque se sentara delante de mí todas las tardes, en el autobús que me lleva al apartamento donde suelo trabajar. Hasta hace poco, A vivía con su madre, una señora enferma e impedida a la que cuidó durante años. Quizás por eso se quedó soltero, quién sabe, en todo caso, con ese físico A jamás podría haberse casado con una mujer bella como a las que a él le gustan. Su casa es un lugar donde el tiempo se paró hace mucho, y donde cada objeto parece un recuerdo de alguien que no volverá. Allí paso una noche cada mes, desde que muriera la madre de A.

A me paga por pasar la noche entera con él, es bastante dinero, y la verdad que lo prefiero, pues me resulta mucho más cómodo que hacer varios trabajos en una noche, sobre todo a fin de mes, que es cuando los puteros cobran y salen a gastárselo, con un calentón impresionante, todos llevan ya semanas planificando su noche de sexo, y han tenido tiempo de simular en su imaginación todas las nuevas fantasías que van a realizar. Esos días no me dan un respiro, por eso prefiero fidelizar clientes que me den en un día lo que de otro modo ganaría a costa de desfogar a los sedientos puteros de fin de mes. A me quiere enamorar, tiene un punto romántico que me inspira no sé muy bien si pena o ternura, y se esfuerza por distinguirse del común de los clientes. No quiere que yo le vea como un putero más, y en cierto modo, no responde al patrón del putero común: siempre me llama a mí, le interesa más mi compañía que el sexo, se preocupa porque no me aburra ni esté incómoda o a disgusto, y trata de que no me sienta una puta cuando esté con él, quiere que seamos amigos, pero es inevitable que yo me sienta una puta, le cobro un dineral, jamás le hago rebajas ni le regalo un sólo minuto de más (ni él me pide que le dé nada fuera de los términos de nuestro acuerdo) y la verdad es que nunca iría con él a ninguna parte si no fuera por el dinero. Es triste, pero es así.

Cuando llego a su casa siempre se pone de traje y me pide que me ponga un vestido elegante. Él me deja los vestidos, me ayuda a vestirme, es una de las cosas que le excitan. Luego me sirve una cena muy elaborada que él mismo prepara, se le da bien la cocina y se estira bastante, comprando productos de primera. Los dos cenamos, tomamos un buen vino y después solemos ver una película juntos. Me pide que le traiga yo las películas, compro las que quiero ver y luego él me las paga y se las queda. Le encanta que nos tumbemos en un sofá y veamos la peli abrazados. Después de la película nos vamos a dormir, hablamos un poco en la cama y me pide que me desnude. Se está un rato acariciándome el cuerpo, con ojos de fascinación y después pide que le abrace hasta dormirse. Siempre se toma una pastilla para dormir bastante potente las noches que yo voy, porque dice que si no, no se duerme, es bastante insomne, y en realidad, lo que más le gusta de todo lo que hacemos es dormirse en mis brazos, abrazado. Yo no pego ojo en toda la noche, hay algo que me produce cierta angustia en todo esto: la simulación de una intimidad de pareja, me cuesta mucho menos que me folle un desconocido a dormir con él como si lleváramos toda una vida juntos. En realidad me deprime tanto este pobre hombre... pero supongo que le doy su dosis mensual de felicidad.

Cuando me despierto, A sigue adormilado, bajo el efecto de la pastilla. Le cuesta salir del atolondramiento en que le deja. Yo me despido y él me pide un beso. Sabe que en la boca no se lo voy a dar, pero le basta con un beso en la frente, se me queda mirando con ojos de gran tristeza mientras me voy. Este es de los clientes que me hacen daño en un sentido moral, pues en realidad paga por poder amar y sentirse amado, no por sexo, y eso es mucho más difícil de dar. No hay que poner el coño, sino un pedacito del alma.

A veces nos pagan por simular amor y cariño. Yo sé que si no lo hiciera, A se buscaría a otra puta que le diera eso. Es la parte de nuestro trabajo en que son necesarias las dotes de actriz. Cuando venía a mi casa iba pensando en el papel que había desempeñado, el de una novia, el de una mujer que se aburre serenamente con su marido, viendo una película... Los dos actuábamos, tanto él como yo, para crear la imagen de una pareja real, cuyos ademanes y trato mutuo están moldeados por el tiempo. Me pregunto si yo podré estar ahí alguna vez, aburriéndome alegremente, tirada en un sofá, abrazada a alguien mientras dejo escaparse el tiempo ante la tele, sin ninguna ansiedad, sin la inquietud de la que piensa que se está perdiendo algo.

10 Comments:

Anonymous Cocowe said...

Hola Zingua, he encontrado tu blog a través de un comentario tuyo en un blog de política, y la verdad, me alegro de haber encontrado el tuyo.

Acabo de leer este último artículo que has publicado y me ha dejado de piedra. Soy estudiante de Psicología y para mí, este relato que has escrito, me suscita mucho impacto... Siempre se dice que si hay algo que no se puede pagar es el amor, y sin embargo, este hombre que describes, compra una ficción de amor. Me pregunto hasta qué punto tu cliente es consciente de que cuando está a tu lado realmente está reproduciendo una fantasía, o se mete tanto en el papel que llega a creer que tú eres su pareja real. Qué grande es el poder del autoengaño. Incluso realiza contigo conductas estereotipadas de una pareja. Impresionante :)

Voy a continuar leyendo tu blog, porque me resulta muy interesante ;)

Saludos Zingua y felicidades :)

8:31 p. m.  
Blogger Cristian said...

Oye, me he quedado de una pieza leyendo este relato, además de muy sorprendidopor varios motivos:
1.- Tu claridad para escribir; aunque escribes demasiado largo para mi gusto, lo haces muy bien.
2.- El tema que tocas; el autoengaño al que se someten ambos cada mes... tu sientes hasta lástima; seguramente él se siente poderoso un rato... todo es ficción, pero llena de una frialdad que trata de ser simulada mediante el pago de unos billetes.
3.- ¡Qué pobre somos los seres humanos! Todos necesitamos amar y ser amados, todos necesitamos encontrar cariño, pero - y es mi punto de vista - es espeluznante tener que pagar por amor y cariño.
4.- Me has hecho ver un mundo que no conocía, y te lo agradezco. Gracias Zingua.

Bendiciones.

1:37 a. m.  
Blogger d said...

COCOWE: supongo que era el blog de la era Zp, o una cosa así. Me metí haciendo una búsqueda a boleo, y me quedé alucinada, parecía la guerra civil, sólo que en adolescentes que nada saben de "las dos Españas". Yo creo que esa gente sí que son un caso clínico de psiquiatría... en fin, por lo demás te animo a seguir leyendo, porque si te interesa la psicología, de vez en cuando me cruzo con cada raro. Con las putas la gente no suele disimular lo que es, se muestran en toda su perversión, aunque la mayoría de la gente es muy normal y sólo quiere desfogarse a lo misionero, ya me entiendes.

CRISTIAN: perdona si escribo largo, es que se me van las manos escribiendo, empiezo a acordarme de detalles y me entretengo dándoles cuerpo. Yo también pienso que pagar por amor es casi peor que pagar por sexo, aunque es algo más noble. A su manera, este señor es feliz con su fantasía, y yo le doy lo que una mujer normal no le daría gratuitamente. Seguro que podría casarse, pero sería con alguien que él no podría escoger, sino que vendría en función de sus posibilidades estéticas. La vida es así de terrible, a unos les hizo feos y encima les metió dentro el deseo de la belleza.

9:26 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Zingua,
a mi me parece estupendo tu estilo de escribir. Me divierte, me meto mas en situacion. Los detalles muchas veces son importantes para ello.
Yo mismo tengo un problema al momento de escribir que siempre lo he achecado a mi idioma de origen pero creo que sencillamente estan los que se lian y los que describen escuetamente. Por mi parte sigue asi, siempre que tus clientes te dejen suficiente tiempo.

Tu cliente A me recuerda mucho a algunas de mis clientas. Las mujeres cuando se van de prostitutos buscan casi siempre algo diferente que si lo hacen los hombres. Pagan no por amor, porque ninguna se hace ilusiones hasta tal punto pero si por un rato de ternura, por matar un rato lde a brutal realidad de soledad, para hablar con alguien del otro sexo que le respeta y muestra comprension y, tambien estar un rato "en pareja", y porque no?
Mis clientas saben en cada momento que no soy su pareja real y que me pagan para que sea agradables con ellas. Y si, hace falta muchas, muchas veces una dosis muy alta de autocontrol y ser muy buen actor.
Pero lo que realmente me asusta es que A te de pena. Eso me indica que no eres lo "suficientemente esquizofrenica". Pido perdon por si no empleo bien la expresion, pero para mi significa tener dos personalidades. Sospecho que asi lo vas a pasar muy mal y sufrir demasiado. Es lo mismo que "una puta con corazon", me temo que equivale a tener que luchar continuamente con la dualidad de este mundo. Y tambien significa para mi que eres una persona poco corrompida, a pesar de ejercer de prostituta, porque la mayoria de la gente cree que las putas son unos desalmados bloques de hielo y no estan muy equivocados.

En ese sentido eres una persona con la que me gustaria trabajar. El dia que tenga un trabajo en el que se pida una chica adicional me gustaria poder avisarte. Imaginate, una pareja de prostitutos con corazon, capaz de entender realmente a sus clientes porque _sienten_ el dolor y la necesidad "espiritual" de sus clientes.

9:38 p. m.  
Blogger d said...

Kevin, estoy de viaje y no puedo sacar mucho tiempo para el blog. Te contesto, porque mereces una contestación larga... a tu oferta, si te parece lo hablamos por mail y fuera del alcance público.

10:38 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Zingua,
no te preocupes, tu tranquila. Yo estos dias tambien ando con la conexion a internet mal. Hasta pronto y espero que tu viaje sea agradable.

12:39 a. m.  
Blogger Mislata said...

Es posible que seas una de las pocas ilusiones de ese hombre en la vida.

Si dedico su vida a su madre hasta el punto de no poder crear su prpia familia es posible que uan vez muerta se sienta especialmente solo y falto de cariño y hasta de sentido en su vida

Si no necesitara el dinero para tener tu compañia es posible que muchas veces le costara levantarse para irse a trabajar.

Seguro que si intenta enamorarte hace un esfuerzo por tener el mejor aspecto posible.Si los genes no acompañan eso ya es otra historia.

Seguro que dedica horas a preparar la comida, a elegir los ingredientes, a pensar en la siguiente receta y eso le mantiene ocupado y le da un "objetivo" que cumplir durante unos dias.

Es probable que esa unica noche la vuelva a recordar viendo las peliculas, esta vez solo.

No se, para vivir se necesita ilusion, y si la suya es conquistarse...aunque sospeche que no lo consegira nunca, siempre le queda esa pequeña esperanza que al siguiente mes...sea la ocasion en que por fin lo consigue.

Quizas seas lo unico que hace le valga la pena seguir viviendo otro mes.

11:53 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

hola, creo que entiendo un poco a este señor, yo he estado sola, acompañada y ultimamente acompañadamente sola. es irononico no pagar con dinero pero si con cariño a alguien que te ama que quiere pasar su vida contigo. No le doy dinero pero si de ves en cuando mi cuerpo y todos los dias una buena imitacion de amor. No le soy infiel ni lo trato mal porque se apreciar lo que me da pero simplemente asi me toco vivirla.
al final creo que muchos nos prostituimos por diferente paga, no necesariamente dinero. Dinero? no es eso lo que me une a él, soy ingeniero y trabajo, fea? jajaja espero que no mucho por lo menos. simplemente hise un trueque con la vida: no llorar nunca mas por amor y pues a cambio pago mi precio.
Cuidate mucho niña, y aprecia a quien te da una oportunidad no la desperdicies.

6:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ahora mismo leyendo tu blog siento una angustia enorme con ganas de vomitar.
En el otro extremo, el señor Torbe (www.putalocura.com) y su exaltación del puterío patrio español.
Un acto simple, unir dos cuerpos introduciendo el sexo de uno en el del otro. Acto banal, cuerpo cilíndrico terminado en bálano penetrando un/os orificio/s. Etica y moral, represión y libertinaje... ¿Esto es una broma?

4:16 p. m.  
Blogger Florencia said...

y la gran cantidad que hay de hombres asi, y por otro lado estan los q son como "ratas de alcantarilla", los q realmente se creen q tienen el poder del universo solo por tener algo de plata y se sienten poderos al pagar por sexo. Puede ser q halla notado algo de soledad de tu parte también y de deseo de una conexion real o fue solo una impresión?

9:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home