jueves, noviembre 30, 2006

ANESTESIA

He decidido que no voy a hacer ya muchos esfuerzos por esconderme. Tampoco diré quién soy ni ofreceré pistas para que me descubra el que me tenga que descubrir. Al final todos terminamos emergiendo a la superficie, como los cadáveres hinchados de los ahogados que se traga el mar. Seguiré contando mi historia, voy tras de ella, en busca de aprender algo de mí misma, o de constatar que no hay nada que aprender. Para empezar confieso que he mentido, sobre todo en mi relato de como me hice puta, que es totalmente falso, y después he fabulado un poco en ciertas experiencias, aunque la base casi siempre es verídica. Soy una principiante. Dejémoslo en eso.

¿Por qué me metí en esto? No fue para pagarme mis vicios, como reza el tópico de la puta drogadicta. Conseguir esas cosas siempre fue gratuito para mí, sólo tenía que ir con determinados hombres que llevan los bolsillos llenos de caramelos con los que pagan la compañía de la gente, y con los que terminan rodeándose de gente que se deja invitar a todo, o de gente que busca a alguien que le invite a todo. Yo pertenezco al segundo grupo, aunque antes estaba en el primero. No me gustan esos hombres, al final una se da cuenta de que no tienen nada que ofrecerme que al fin y al cabo no pueda comprarme vendiéndome, como lo hacía de facto desde hace mucho tiempo.

Antes simultaneaba esto con otro trabajo, uno decente (por llamarlo de alguna manera, aunque casi todos los empleos tienen algo de indecencia), ahora no me merece la pena. Gano más de lo que necesito siendo puta, el otro trabajo se me había convertido en una especie de coartada, que he terminado por deshechar para poder dormir a gusto por las mañanas.

Las cosas van a cambiar. O eso me he propuesto desde que tuve una gran hemorragia nasal. Fue desagradable verme así, con la sangre chorreándome por la nariz, y por dentro de la garganta. Paré por una semana, y luego volví a empezar. Pero ese día empecé a preocuparme y me planteé seriamente el poner un fin a todo esto, pensé en llegar al 1 de diciembre o a mi 30º cumpleaños, el año que viene. El otro día me fui al dentista, me dolía un diente desde hace un tiempo. El dentista se dio cuenta nada más vérmelo. Me dijo que si seguí así me iba a quedar sin boca. Que lo que me había pasado en el diente era el primer aviso. Me hicieron una endodoncia, y después me pondrán un diente de titanio. Me dice que no se notará nada, pero ya es una marca para toda la vida. No quiero seguir por ahí. Si me vierais no notaríais nada, tengo muy buen aspecto, siempre parece que estoy más sana que una manzana, como se dice... pero no dejo de tener la sensación de que algo me come por dentro. Me come aquello que se come mi ansiedad. A veces tengo la sensación de que si no arrojo nada ahí dentro, mis entrañas se alimentarán de sí mismas.

Esta semana trabajar se me hace más difícil. Con mis clientes siempre me abstraía con la anticipación del placer que estaba por venir en cuando llegara a casa. Ahora no hay gratificación.

13 Comments:

Anonymous Scooter said...

Interesante historia. Aunque tal vez poco creíble; parece que le has echado imaginación al asunto.

11:15 p. m.  
Blogger d said...

Lo he cambiado, para decir lo mismo. He publicado el borrador. Así está mejor, ¿no?

11:34 p. m.  
Anonymous amo de casa said...

Hola Zingua,

Te conocí hace unos días en el blog de Azúa. Me gustó eso que le dijiste sobre trabajar para Prisa. Creo que, al menos en internet, deberíamos dejar la hipocresía a un lado.
Tampoco veo, como indicas en la entrada de hoy, la necesidad de fantasear o de mentir, pero tampoco veo razones para no hacerlo. Es un gancho literario, sin duda.
Lo que me gusta de tus textos es el estilo. No abundan los estilos como el tuyo, directos, claros, diáfanos.
Me impresionó la lista de libros que publicaste hace unos días. Creo que los he leído todos. Habría tanto que hablar sobre ello...
No estoy de acuerdo contigo en que el amor estorba al sexo, pero el tema es muy complicado.
Seguiré leyéndote. Si lo deseas también puedes leerme a mí. Estoy en www.apuntesdeunamodecasa.blogspot.com
Saludos cordiales

12:25 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Las reinas son fuertes, son dominantes y no se autodestruyen. Las reinas africanas creo que con mas fuerza. Me apena verte arrastrada al vicio. Los hay malos y los hay peores. Yo tengo uno malo, una doble vida que me tiene cada vez mas enganchado. Tu tienes uno peor y eso me apena.
Eres inteligente y por lo que dices hermosa. Que mas puede pedir una persona? ... quizas poder olvidar los tormentos de nuestras mentes? ... siempre inquietas, buscando la felicidad, la tranquilidad, el sosiego.
Ya sabes donde tienes a un amigo.

3:10 a. m.  
Blogger d said...

Por cierto Rafa, si me lees me ha enviado un blogger mejicano el pasaje de Pater que quería proponeros.

2:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Te leo, Zingua. Y, aunque ya sabes que prefiero el género fantástico al realismo sucio confesional, te leo con gusto.

¿Vas a colgar el texto de Pater aquí o necesitas que te mande una dirección o un e-mail? Ya me dirás.

Te dejo otro soneto y me voy a meterme en la cama con Chesterton todo el fin de semana (¿qué diría de esto No-Runnig?), que me temo que estoy pillando una buena gripe y no hay nada mejor que Chesterton, vino y gelocatiles para las convalecencias invernales.

TARDE DE DOMINGO.

La tarde del domingo resuta nuevamente/
un hábitat propicio para este desamparo/
benigno en que me encuentro. Leo un libro, reparo/
en la capa de polvo que cubre, impenitente,/

los objetos del cuarto. Empuño con descaro/
mi plumero de IKEA y empiezo a hacerle frente/
a tanta suciedad. Cruza entonces mi mente/
una amable canción de amor de un disco raro/

de un cantante judío de Westmount, Canadá:/
"So won't you let me see your nacked body?" dice/
un hombre a una mujer en una fiesta. Ya/
está sonando y ella consiente, no maldice,/

que la toque si quiere, pero no que la vea/
desnuda. Y se me apaga el sol como una tea./

Rafa.

6:58 p. m.  
Blogger Cristian said...

Zingua:
Veo que no me equivoqué al decirte en el post pasado que algo te ocurría. ¿Sigues buscando algo? Ya aparecerá, tranquila, no desesperes que la desesperación, no es buena consejera. Tu blog, desde que me visitaste, y llegué acá (ciertamente gracias por aclararle a tus otros lectores qué hago yo en este lado), ha ido tomando un corte cada vez más honesto y me provoca gusto leerte así.
Yo cuando he estado confundido y medio perdido por donde sigue el camino, Dios siempre se ha encargado de poner a alguien que me ayude a discernir, o alguna situación que me hace descubrir el norte. ¿Rezas?, nunca te lo he preguntado, pero ya que he leído que tienes tiempo, nunca está demás seguir profundizando en ese camino. Eso te traerá cordura y tranquilidad, incluso en los tiempos difíciles: no hay tiempo mejor invertido que el que se utiliza para hablar con Dios, que a todos nos escucha. Cuidate, bendiciones, y no te pierdas, te he echado de menos en el blog.

6:48 a. m.  
Anonymous The No-Running Man said...

¿Que qué diría yo de que pases el fin de semana con Chesterton, Rafa?
Pues qué voy a decir; que me parece muy bien. Allá cada uno que pase el fin de semana como quiera.

Por otro lado, no creo que debamos enzarzarnos en una pelea innecesaria. Ni tu conmigo por ser franco y pedir a Zingua que hable de la parte de su vida que a mi me parece más interesante (Si, morbosa también) ni yo contigo porque piense que te pones la capucha de la erudición sólo como vehículo para lograr tu fantasia. ¿Cual es esa fantasia? La irrealizable, la imposible, la de enamorar a una puta, la de ser El Elegido entre cientos de hombres.

Lo pensaba, pero después de leer tu poema... Creo que resulta bastante evidente. y es que te imagino sosteniendo "Tu plumero con descaro" y escuchando esa canción que reza: "So won't you let me see your naked body?" Y ya... ¡vamos!

Jejeje
Te pido perdón esta vez, eso sí. Pues aunque no compartamos filosofía no es mi costumbre reirme de aquello que otro ha creado con el corazón. Aunque... me lo ponias a huevo y no he podido remediarlo. ¡Soy débil!

Eso sí, Zingua... me gustaría sumarme a la pregunta de Cristian, a quien también respeto pero con quien tampoco comparto pareceres, qué le vamos a hacer, uno salió respondón.

Zingua... ¿Rezas?

12:51 a. m.  
Blogger d said...

Si rezo... no sé. Escribiré mi siguiente post sobre eso.

10:42 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Salgo de la cama para incorporarme al mundo después de mi affair de fin de semana con un simpático borrachín anglicano y me encuentro con este jarro de agua fría, No-Running. Tendré que volver inmediatamente a encamarme para llorar mi imcompetencia poética porque, que alguien de su contrastada sensibilidad artística, se ría de mi soneto monorrimo en alejandrinos es algo que me debiera hacer pensar en retirarme del mundo literario y dedicarme, en adelante, casi en exclusiva a follar. Ya sabe usted, que es toda una lumbrera de la deducción, que, al haberse dedicado hasta ahora a cultivar el espíritu, uno tiene mil cosas que aprender en, lo que bien podemos llamar, el ámbito del metisaca.

Y sí, una vez más su iluminación resulta para mí esclarecedora, ése debe ser el motivo de mi nueva vocación de redentor de huríes que pienso exhibir por todos los prostíbulos de España (y en este punto espero su inestimable colaboración para que no se me olvide ninguno). ¿Quién sabe si en un tiempo no podremos, mis putas y yo, montar un lucrativo negocio de educación para el correcto cumplimiento de los deberes sexuales, cabalmente subvencionado por el ministerio de sanidad o, incluso, por el de cultura? Nuestro público objetivo serían los maridos con disfunción eréctil transitoria (los casos crónicos no porque, como usted bien sabe, ubi nihil velis ibi nihil valis) y los pobres eunucos intelectuales que, como un servidor, hayan vivido mucho tiempo alejados de tan saludable práctica por la insana obsesión del aprendizaje.

Zingua, que para entonces se habría enamorado de mi antiguo lirismo y se beneficiaría directamente de mi renovado vigor sexual, y yo mismo, que aún la tendría por mi favorita por ser la primera, pastorearíamos esa nueva plataforma dedicada al bien social y, a qué negarlo, iríamos asegurándonos un capitalito para, llegada la ineluctable vejez, poder pasarla juntos, rodeados nuevamente de libros y acordándonos siempre de que fue el difunto No-Running quien, acaso involuntariamente, puso la primera piedra de nuestra nunca bien ponderada felicidad.

Gracias de corazón, No-Running. Y tú, Zingua, dime si le ves viabilidad al plan, ¿vale?

Besos de vuestro Rafa.

12:19 p. m.  
Blogger d said...

Yo le veo viabilidad al plan siempre que nos subvencionen, gratis no hago nada. No-running peca de simple, pero no le contrarrestes tú con esa elección de vocabulario, porque corres el riesgo de convertirte en Juan Manuel de Prada. Y esa sería la peor de las metamorfosis: entrar en la crisálida como mariposa para salir de ella como gusano.

12:30 p. m.  
Anonymous The No-Running Man said...

Ay, Rafa, Rafa...

Desconocía la importancia que mis palabras tienen sobre tu vida. ¡Menuda disertación! Me ha encantado y me he reído mucho, aún cuando no has hecho más que irte por las ramas. No me ha gustado tanto, eso sí, la parte de "El difunto no-running" ¿Te gusta matar a tus enemigos virtuales? No parece algo digno de alguien que tanto ha cultivado el alma.

Por otro lado te recomendaría que no pienses que la gente sólo tiene una cara. Si me meto en un post de una prostituta y quiero oir hablar de la prostitución desde un punto de vista interesante y diferente (Como sin duda podría indicarnos Zingua) no es porque eso sea lo único que me interese en la vida. ¿Si tu vas a comprar el pan a una panaderia significa que sólo comes pan? No sabes nada de mi, pero algo te diré: Para mi esto es una diversión; yo no pongo mis valores sobre la mesa. ¿Haces tu lo mismo? Porque parece que defiendes algo (una idea, una forma de vida) a capa y espada cuando en realidad no hay enemigo. ¿O quizá seas tu propio enemigo y quieres convencerte de algo?

La verdad, no lo sé. Y casi (Casi) ni me importa.

Tu quieres una cosa y yo otra.
Ya está.

Me voy a comer.

Ah, y no te retires de la poesía. No tengo ni idea de si lo haces bien o lo haces mal porque de poesía no sé nada.

Supongo que por ello, entre otras cosas, me mataste en tu poética fantasía.

Ey! de pronto no me molesta tanto que me matases. Es como si me hubieran expulsado de algún tipo de reino absolutista imaginario.

Un abrazo!

1:56 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me alegra que te hayas reído, amigo. Ésa es la respuesta a la mayoría de tus dudas.

Rafa

6:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home